Tours en español
Traslados aeropuerto
Hoteles en oferta
  1. Fecha de llegada
  2. Fecha de salida
o ver todos los hoteles baratos
Vuelos baratos

Bruselas en 48 horas

Os proponemos este itinerario para conocer Bruselas en un fin de semana. Está pensado para llegar a la ciudad el viernes por la tarde y coger el avión de vuelta el domingo a la misma hora.

Si queréis seguir el mismo itinerario cualquier otro día de la semana, recomendamos que echéis un vistazo a los horarios de los museos y lugares que vayáis a visitar (los lunes cierran muchos lugares).

Día de llegada

Bruselas
Bruselas, Grand Place iluminada
Bolsa de Bruselas
Edificios de la Bolsa

No es un día que dé demasiado tiempo para visitar monumentos ni museos, porque después de dejar las maletas en el hotel ya se habrá hecho algo tarde (sobre todo si llegáis al aeropuerto de Charleroi que está bastante lejos), pero es tiempo suficiente para ver algunos de los lugares más importantes del centro de la ciudad.

El mejor punto de partida para conocer Bruselas es su lugar más famoso y céntrico, la Grand Place. Allí podréis ver preciosos edificios de estilo neoclásico como el Ayuntamiento o la Casa del Rey. Tomad la calle que sale a la derecha del bar le Roi dÉspagne, la Rue au Beurre (o Boterstraat, todas las calles están escritas en dos idiomas), donde os encontraréis con la Iglesia de San Nicolás, una bonita construcción de estilo gótico. Continuando recto, se encuentra el precioso edificio neoclásico de la Bolsa.

Como probablemente sea una buena hora para cenar, volved hacia la Grand Place y tomad la Rue Chair et Pain hasta llegar a la Rue des Bouchers donde podréis tomar una buena cena en un ambiente animado. Hay decenas de restaurantes, todos con menús similares que incluyen el plato estrella de Bruselas, los mejillones con patatas fritas (moules frites).

Probablemente se habrá hecho tarde, así que aquí finaliza el itinerario por hoy. Una buena cerveza belga puede ayudar a conciliar el sueño.

Primer día

Parlamento Europeo
Parlamento Europeo
Palacio del Cincuentenario
Palacio del Cincuentenario y su arco central

La visita comienza sobre las 9 de la mañana para aprovechar al máximo el tiempo. A esa hora, procurad llegar a la parada de metro "Schuman" para dar un paseo y conocer la zona del Parlamento Europeo. Después de ver la zona de grandes edificios, acercaros hasta el Parque del Cincuentenario para visitar Autoworld, una de las mejores colecciones de coches del mundo.

Después de visitar Autoworld, salid del parque en dirección a la parte trasera del edificio y tomad el metro en la estación "Merode" para llegar hasta "Parc", justo enfrente del Parque de Bruselas, el más animado de la ciudad. Los extremos del parque están franqueados por dos importantes edificios; en el extremo más cercano a la Place Royal, se encuentra el Palacio Real y, en la parte opuesta, está el Palacio de la Nación, sede de la Cámara de los Representantes y del Senado desde 1830.

Saliendo del parque por el lugar por el que entrasteis, bajad por la Rue des Colonies para llegar hasta la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula, uno de los edificios más emblemáticos de Bruselas.

Volved hasta el Parque de Bruselas, y continuad hacia la derecha hasta la Place Royale, allí, girad hacia la derecha en la primera calle para visitar el Museo de Instrumentos Musicales, un placer para los sentidos. Saliendo del museo y continuando por la misma acera hacia la derecha, llegaréis a la esquina donde se encuentra el imponente Hotel Ravenstein.

Volviendo a la Plaza Real, podréis ver justo enfrente la preciosa fachada de la Iglesia St-Jacques-sur-Coudenberg, y casi enfrente de ella, el Museo Magritte y los Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica.



Tomad ahora la Rue de la Regence hacia la derecha y caminad hasta llegar a la Plaza Polaert, desde donde se obtienen las mejores vistas panorámicas de la ciudad. (Está cerca, pero si estáis cansados podéis tomar el tranvía 92 o el 94 para llegar hasta allí). Junto a la plaza Polaert veréis el Palacio de Justicia, uno de los edificios más grandes e impresionantes de Bruselas (lamentablemente, solo se puede acceder de lunes a viernes).

Bajando la Rue de la Regence, llegaréis hasta la Iglesia Notre Dame du Sablon, una de las más bellas de la ciudad. Bajando por la Rue des Alexiens, girad a la derecha en la Rue de l´Etuve para conocer al niño travieso de Bruselas, el Manneken Pis.

Manneken Pis tiene una versión femenina que no está demasiado lejos; si queréis conocerla continuad recto por la Rue l´Etuve hasta la Grand Place y seguid por la Rue des Bouchers. Al final de la calle, girad a la izquierda y tomad la primera a la derecha. Allí encontraréis a la niña, en un pequeño callejón. Justo al lado está la Cervecería Delirium Tremens, la más conocida de Bruselas por su gran variedad de cervezas, más de 2.000 clases.

Después de pasear tantas horas por la ciudad, ya se habrá hecho tarde, así que puede ser un buen momento para cenar y relajarse en la Grand Place o alguna de las calles cercanas, y continuar conociendo la ciudad al día siguiente.

Atomium
Atomium
Mini Europe, Grand Place y Atomium de fondo
Grand Place en Mini Europe y Atomium de fondo

Segundo día

Hoy toca relajarse un poquito visitando Mini Europe y el Atomium, uno de los símbolos más importantes de Bruselas. Para ello, deberéis estar sobre las 9:30 en la estación de metro Heysel, muy próxima a los dos lugares.

Estas dos visitas ocuparán casi toda la mañana así que, si se hace tarde, podéis comer en alguno de los restaurantes de Mini Europe y, si no, tomad el metro de vuelta al centro de la ciudad. Si no tenéis tiempo suficiente, podéis prescindir de la visita al interior del Atomium, ya que no merece demasiado la pena.

Recordad que, si vuestro vuelo sale del Aeropuerto de Charleroi, es necesario que vayáis con tiempo a la estación Bruselas-Midi ya que el autobús tarda una hora en realizar el trayecto y es probable que haya gente esperando y os toque coger el siguiente.

¿Más de 2 días en Bruselas?

Si tenéis varios días para visitar Bruselas y ya habéis seguido nuestro itinerario básico, la mejor opción es animarse a hacer alguna excursión a otra ciudad. Brujas, Gante y Amberes son lugares que merece la pena visitar.

Si ya conocéis todo lo anterior, en Bruselas todavía quedan muchos lugares interesantes para visitar. La Basílica del Sagrado Corazón, el Museo de Historia Militar y el Museo Horta son algunos de los lugares que recomendamos para estancias más largas.