Museo Belvue

Museo Belvue

El Museo Belvue presenta la historia de Bélgica desde la Revolución de 1830 hasta la creación del Estado Federal actual.

El Museo Belvue está dedicado a la democracia y la historia de Bélgica. A pesar de tratarse de un país muy joven, Bélgica cuenta con una historia muy intensa desde la Revolución de 1830 hasta la creación del Estado Federal actual.

El museo cuenta con un emplazamiento sin igual, junto al Palacio Real, sobre las ruinas del Palacio de Coudenberg.

Antes de convertirse en museo, el edificio era un hotel de lujo que más tarde sirvió como lugar de residencia para varios miembros de la familia real.

Colección

El Museo Belvue cuenta con más de 1.500 documentos, fotografías y películas históricas además de otros objetos que ayudan a retratar los momentos clave de la historia del país.

La lucha por el sufragio universal, los levantamientos populares, el nacimiento de las instituciones europeas, la Revolución Industrial o las guerras mundiales son algunos de los temas tratados a lo largo de las nueve salas que componen el museo.

Para conocer la historia de Bélgica

El Museo Belvue presenta una colección muy completa y organizada que resume los momentos más importantes de la historia del país. En general se trata de una visita bastante amena, pero necesitaréis un par de horas para conocerlo.

A través del museo también se permite el acceso a las ruinas del antiguo Palacio Ducal de Coudenberg, destruido por un incendio en 1731.

Horario

De martes a viernes: de 10:00 a 17:00 horas.
Sábados y domingos: de 10:00 a 18:00 horas.
Cerrado: lunes, 1 de enero y 25 de diciembre.
24 y 31 de diciembre: de 10:00 a 14:00.

Precio

Adultos: 6€.
Tercera edad y grupos de más de 15 personas: 5€.
De 18 a 25 años y desempleados: 4€.
Menores de 18 años: entrada gratuita.
Entrada gratuita con Brussels Card.

Transporte

Metro: Parc, líneas 1 y 5.
Tranvía: Palais, líneas 92 y 94.
Autobús: Royale (líneas 38 y 71) o Ducale (líneas 21, 27, 71 y 95).